El FMI de los BRICS

Posted · Add Comment
Los líderes de Brasil, Rusia, India China y Sudáfrica

Hace casi 13 años que Argentina anunció al mundo que cancelaba el pago de su deuda externa y todavía hoy sufre las consecuencias.  Hay dos momentos que explican la situación  actual. A principios de 2005 se inicia un proceso de canje de deuda en default por nuevos títulos. Se renegocian 81.800 millones de dólares que pertenecen al  76,15% de los acreedores.  A finales de 2009 se abre un nuevo proceso para atraer a quienes no aceptaron las condiciones de 2005, que termina el año siguiente, alcanzando el 92% de los acreedores y con quitas de hasta el 66%.

¿Acabó ahí la historia? No del todo. Entre los que no aceptaron el trato figuraban fondos buitre que compraron papel en default a precio de ganga y que ahora reclaman el pago total de la deuda. Pedían batalla y la tienen. En 2012 el juez neoyorquino Thomas Griesa les dio la razón.

Al país le toca negociar. Hay margen para el acuerdo, sí, pero también para el desastre, y el desastre tiene nombre: cláusula RUFO. Básicamente ese precepto indica que si los fondos buitre cobraran la totalidad de la deuda, quienes entraron en los canjes de los años 2005 y 2009 podrían exigir lo mismo, y eso vale mucho, 115.000 millones de dólares (casi el 19% de su PIB de Argentina), básicamente otro default. Posiblemente haga falta un plan B.

El próximo día 15 de julio hay reunión en la ciudad brasileña de Fortaleza del grupo de los BRICS, compuesto por Rusia, India, China, Sudáfrica y Brasil y a la que además acude Argentina como invitada. Allí se hablará de la propuesta de crear la Fundación de Reservas de Divisas y un banco de desarrollo, es decir, un FMI y un Banco Mundial de los Brics.

Se trata de cambiar el polo de dominación, evitar la imposición de medidas restrictivas que generan más pobreza y desempleo a cambio de dólares, trato que «propone» el Fondo Monetario a los países que le piden ayuda. Ahí va el último ejemplo.

A la vez los BRICS (principalmente China) ganan la «desdolarización» en los mercados internacionales en favor del yuan. Rusia ya ha mostrado su interés por depender en menor medida del dólar y China – que tradicionalmente ha mantenido el valor de su moneda bajo para beneficiar sus exportaciones – parece aceptar su revalorización , consecuencia no mencionada de la emergencia del yuan como divisa internacional. Incluso a esta moda se apunta Francia, muy molesta con la multa que impuso Estados Unidos al banco BNP Paribas por violar el embargo a Cuba, Irán o Sudán. Su banquero central, Christian Noyer, ya habla de usar directamente euros o yuanes en el comercio con China, en lugar de dólares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.