ARTÍCULO

Los otros partidos

  • En España hay casi 5.000 partidos inscritos en el registro el Ministerio del Interior
  • La cantidad dificulta la inscripción de nuevos, como sucedió con el PDeCAT
  • Conviene repasar la propuesta de algunos de ellos por si estamos cansados de los de siempre

Del bipartidismo al cuatripartidismo. Bueno, quizá no tanto. “Un bipartidismo imperfecto”, proclaman algunos. Sin embargo, nada de eso es cierto. En España hay montones de partidos, otra cosa es que sean viables, es decir, que tengan la posibilidad de tocar poder. ¿Quien sabe?

A la mierda todo

Muerte Al Sistema (+MAS+). Un partido que se propone tamaña tarea puede que no sea de fiar, pero su líder, Alberto Saura, tiene la clave: terminar con el dinero. Muerto el perro, se acabó la rabia.

Este murciano llegó a esa conclusión después de dejarse “un par de cuotas” impagadas de un crédito hipotecario. “Un día, cuando fui a sacar 1.000 duros, mi dinero no estaba”, relata en una entrevista en Vice.

Y así fue como, en base a la experiencia, y con un bagage de grandes referentes como Platón, Gandhi y La Polla Records, Saura compuso su programa electoral. Ese documento, contiene ideas sensatas: el dinero no se aboliría a la ligera, antes habría que terminarlo. Para ello, +MAS+ propone hacer una gran fiesta y para “adquirir en el extranjero las pocas cosas que necesitamos y que aquí no tenemos”.

Muerte al Sistema cosechó 791 votos en las generales de 2011 y 309 en las de 2015.

¿Demasiado radical? Si uno no está tan harto le queda la carta de Escaños en Blanco, un partido que propugna hacer visible los votos en blanco con escaños vacíos. Quizá no se hayan percatado de que es una cosa que se toman muy en serio sus señorías en algunos plenos. Tanto, que a veces el vacío puede estar sobrerrepresentado.

Su mayor éxito electoral se produjo en el municipio gerundense de Foixá, en las municipales de 2011. Allí obtuvieron el 32% de los sufragios y dos concejales, aunque nunca aparecieron.

Qué hay de lo mío

El 0,25% es una mierda. Así de airados se muestran los pensionistas del país. No todos, pero una buena parte de ellos han salido a las calles para poner su problema sobre la mesa: la revalorización de las pensiones es insuficiente.

Ahora el Partido Socialista quiere arreglar ese desaguisado, pero no sería la primera vez que falta a la palabra dada. Tal vez sea el momento de tener voz propia.

Sería una idea ilusionante de no ser porque ya existe y nadie se ha dado cuenta. Sí, en la España en la que un Change.org pide la creación de un partido de los jubilados y pensionistas, ya hay varios que lo han intentado. Aquí el lío es como el del Frente Popular de Judea y el Frente Judaico Popular.

Atentos a la sopa de siglas: Partido de los Autónomos Jubilados y Viudas (PAE), Partido de Autónomos, Pensionistas e Independientes (EL-PAPI) o Partido de los Pensionistas en Acción (PDLPEA).

Son intentos del pasado. No cuajaron, pero la idea continúa rondando la cabeza de algunos.

Adaptemos ideas de éxito del exterior

En Marche! Es la formación del hoy presidente de Francia. Emmanuel Macron la creó como movimiento político cuando todavía militaba en las filas del Partido Socialista Frrancés. Era abril de 2016. Sólo un año después Macron era presidente y más tarde su formación conseguía 314 asientos de 577 en la Asamblea Nacional.

Pero, ¿un partido llamado así mismo “movimiento”, no suena algo a fascismo? ¿Una formación que invita a la épica en su título no debe hacernos sospechar? Bueno, ellos dicen ser liberales, pero algo de cierto hay en eso.

El ejemplo lo tenemos aquí. La España En Marcha (LEM) fue una coalición de partidos, ¿de qué tendencia? Voilà! De tendencia fascista. En 2014, LEM obtuvo casi 17.000 votos. Al final no pasó de ser uno de tantos intentos de unificación de los numerosos grupos de extrema derecha que se suelen presentar a las elecciones.

Así que sólo quedan dos opciones: resucitar ese proyecto o darle otro nombre. Cuidado cuándo se hace esto último porque al final un las prisas hacen que te llames Partit Demócrata Europeu Català (PDeCAT)

Otro tipo de modelo territorial

El PDeCAT promueve en su ideario la independencia de Cataluña. Otros hablan de dejar las cosas como están y otros del modelo federal. El catálogo no acaba ahí.

El Partido Ibérico (Íber) promueve la unión de España, Portugal y Andorra. Hace de esta manera suyo un movimiento llamado iberismo “con más de dos siglos de existencia y que deliberadamente se nos ha ocultado”, dicen en la Declaración de Lisboa accesible en su web.

Su fundador es Casimiro Sánchez, exalcalde socialista del PSOE, partido que abandonó en 2014 tras casi cinco décadas de militancia. Íber está inscrito como partido en el registro del Ministerio del Interior desde diciembre de ese año.

En el momento de su fundación la idea era “comparecer” en las convocatorias electorales que se presentasen. Sin embargo, han dejado pasar todas las oportunidades. Los comicios europeos de 2019 serán su puesta a punto electoral, según han anunciado.

En resumen. Hay opciones. ¿Nos hemos pasado? Una UPyD se vio a sí mismo como un "partido de Gobierno"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.